Cuida al “sigoto”

6 Mar

Cuánto desprecio por las mujeres. Cuánto desprecio y miedo a la libertad de ellas para decidir sobre sus cuerpos y sus vidas con autonomía e información.

Hace unos días supe, por las redes sociales, del comercial de una compañía muy grande que hacía publicidad de uno de sus productos. Unos juguetes dirigidos a la infancia dentro de su línea de producción “Neonatos”. Juguetes al que -sin inocencia alguna- la compañía llamaba “sigotos” dentro de esta gama de productos. Juguetes antiaborto.

En el comercial, se vislumbraban imágenes diversas, pero con el mismo mensaje misógino y contrario a los derechos humanos: la apología a la violencia por razones de género contra las mujeres y niñas y la necesidad imperiosa de (re)producir, de aquella manera, la subordinación de los hombres sobre ellas a través del dominio de su cuerpo y de la autonomía sobre su vida sexual y reproductiva.

Se presentaban imágenes de niñas sexualizadas con una carga simbólica aberrante. Con delantales de cocina sirviendo la comida, extremadamente maquilladas, con tacones, y con la “obligación” de brindar amor y cuidados a los sigotos porque ya decía la canción con la que se presentaba el producto: está en sus manos el cuidado del sigoto porque de lo contrario morirá y la culpa sería suya. En esta dinámica perversa, el sigoto tiene que ser alimentado -por las niñas- por una sonda llamada, sin más, cordón umbilical mientras permanecen en una incubadora antes de poder sacarlos de este lugar (el vientre).

Según la compañía, estos juguetes fueron creados con el propósito principal de “ofrecer entretenimiento y diversión a los niños”, además para contribuir a “la creación de hábitos y juegos que creen una conciencia de cuidado y responsabilidad en los niños” y que “desde pequeños aprendan darle valor a un ser vivo, a cuidarlo”. Sin embargo, las imágenes del comercial muestran y refuerzan un sinfín de estereotipos sobre lo que supone tienen que ser o convertirse las mujeres y las niñas a lo largo de su vida. Madres. Naturalizando, con ello, los estereotipos de género erigidos respecto de su supuesto rol reproductor y cuidador de la descendencia por el hecho de ser mujeres.

Este comercial y el sigoto, sin duda, son una muestra de cómo se procura continuar con el bloqueo de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres a través de la manipulación fundamentalista de la educación y la información sexual y reproductiva, en este caso, dirigida a las niñas. Este bloqueo malicioso y obsceno impacta negativamente en los derechos humanos de las mujeres y las niñas a decidir sobre sus cuerpos desde la autonomía, a recibir información sexual y reproductiva adecuada y acceder a una educación para la sexualidad en condiciones de igualdad y dignidad, sin sesgos ni estereotipos que naturalicen la violencia y discriminación por razón de género contra las mujeres y las niñas. Además de que contribuye a que los abortos inseguros, la violencia sexual y los embarazos no deseados, los embarazos tempranos, la morbimortalidad materna y la criminalización de mujeres y niñas por acceder a servicios de salud sexual y reproductiva, se perpetúen.

Dolores Uncuango

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: