¿Princelandia?

16 Ene

Ana es una niña muy inteligente y capaz, pero su madre y padre se encuentran preocupados porque ella cree que es una princesa, todo el día viste de rosa y trae puesta una corona. Su madre y su padre no comprenden porque su hija se comporta así, su único sueño es ser bella (cumplir con la imposición de belleza occidental) y casarse con un “príncipe”.

Su madre y padre cada vez se preocupan más e indagando un poco, se dan cuenta de lo que le han estado enseñando a su hija:

  1. Para empezar; todos los juegos que tiene su hija, además de ser rosas (el supuesto color “para las niñas”), reproducen los roles de género a partir de la división genérica del trabajo.
  2. Su hija lee cuentos en donde se representan a las mujeres como objetos sexuales, con un rol pasivo, en donde ellas son cosificada y “triunfan” al ser bellas y “conseguir” como esposo un “príncipe” al que servir.
  3. Su hija ve de manera repetitiva las películas de Princesas de Disney y aspira a ser como ellas, creando de esta manera un proyecto de vida en donde su único objetivo será casarse con un “príncipe”.

En este sentido, tan solo en España, un estudio realizado entre 359 mujeres españolas con hijas de entre 4 y 7 años demuestran la gran influencia que tienen los personajes de princesas, ya que en este país las niñas prefieren jugar a ser princesas siguiendo el esquema que señala el informe de la compañía que se indica a continuación: “Mamá es la bruja, papá el rey y ella la princesa”.

¿Qué se le está enseñando a las niñas al enviar el mensaje por distintos canales de que lo mejor que les puede suceder es ser princesas?

1. Imposición de ideales de belleza (racistas y clasistas)

En las películas clásicas de Disney, se reproduce un ideal de belleza que enseña a las niñas que deben de ser altas, muy delgadas (incluso con proporciones que en la vida real no serian posibles), de mucha preferencia con la piel de un color claro (solamente hasta hace poco Disney ha incorporado otras formas de belleza de mujeres de otras nacionalidades para vender más), y una actitud “femenina” (es decir, el estereotipo femenino de dulzura, pasividad, abnegación, etc.).

Esta imposición hace invisible todas las diversas formas que tienen las mujeres de ser, estar y experimentar el mundo y envían a las niñas un mensaje que les da valor como personas exclusivamente por su belleza, así como que señala un ideal de belleza racista imposibilitando a todas las niñas hermosas que no encajan en esta imposición a ser consideradas como bellas, además de algo fundamental, se cosifica a las mujeres, se les reduce a un cuerpo para complacer a los hombres.

De la misma manera, el imponer estereotipos de belleza tiene como consecuencia que muchas niñas y adolescentes desarrollen enfermedades como la anorexia y bulimia.

2. Mensajes que envían los personajes: construcción de lo “femenino” y “masculino”: imposición de un “deber ser mujer” y un “deber ser hombre”

En el artículo titulado “Lo que nos enseño Disney” del blog Que la pases lindo, se muestran las siguientes imágenes :

Las princesas de Disney

  1. Las mujeres bonitas ni siquiera necesitan estar vivas para obtener algo de ardiente acción principesca.
  2. Como mujer, tu valor político se reduce a que te puedas casar.
  3. Si eres lo suficientemente bella, podrás escapar de las terribles condiciones en las que vives si consigues que un hombre rico se fije en ti.
  4. Las apariencias no importan, lo que importa es lo que hay en tu corazón… salvo que seas mujer.
  5. Al principio, puede parecer terrible que el ser tan bella ocasione que otras mujeres se pongan tan celosas que te quieran matar. Pero no te preocupes, una vez que tu belleza atraiga a un hombre, él te protegerá.
  6. Está bien abandonar a tu familia, cambiar tu cuerpo drásticamente y renunciar a tu mejor talento para conseguir un hombre. una vez que él vea tu hermosa cara, solamente el hechizo de una bruja podrá alejar sus ojos de ti.

Por otro lado, la siguiente imagen muestra lo que enseñan los príncipes de Disney a los hombres sobre cómo atraer a las mujeres (masculinidades hegemónicas):

Principes de Disney

  1. Las mujeres no tienen nada importante que decir.
  2. La necrofilia es una buena estrategia para una cita.
  3. Solamente miente, esto funcionará totalmente.
  4. Intenta un poco de encanto, riqueza y fama. Eso es cachondo.
  5. Los desconocidos quieren que salgas con ellos mientras duermes.
  6. Mmmmmmmm, Síndrome de Estocolmo.

3. El ideal del mito del amor romántico

Por otro lado, estas películas enseñan el mito del amor romántico como proyecto de vida a las mujeres, la idea de encontrar a un hombre (heteropatriarcal) que las salve (cuando no necesiten quién las salve, ellas mismas tienen la capacidad para ser independientes y autónomas). Esto hace crecer a las niñas creyendo que existe un amor romántico y que son seres “incompletos” cuya misión es encontrar a su otra mitad para “completarse”. En lugar de mostrar que todas las personas son seres completos que pueden encontrar otra persona para compartir la vida y crecer juntos.

En este sentido, la teoría de la complementariedad como la creencia de la existencia de mujeres y hombres “incompletos” que buscan a su “otra mitad” para “completarse” y así conseguir el éxito en la vida, tiene un impacto negativo en la vida de muchos hombres, pero sobre todo de muchas mujeres que han sido tradicionalmente relegadas al ámbito privado, doméstico y familiar. Debido al patriarcado y al sistema sexo – género, a las mujeres se les ha enseñado que el objetivo principal en sus vidas es encontrar a esa “media naranja” para “completarse”, y que de no ser así, habrán fracasado en sus proyectos de vida. Esas mujeres serán estigmatizadas y observadas de manera negativa por la sociedad, atendiendo a los estereotipos de género.

El mito de la complementariedad viene de la obra de Platón “El Banquete”, en donde Aristófanes relata el origen de los seres humanos, quienes tenían cada uno dos caras, cuatro piernas y cuatro brazos, y gozaban de una cuasi perfección. Debido a su insolencia, los Dioses se molestaron y los partieron a la mitad, condenándolos a buscar a su otra mitad para unirse y así completarse.

Por esta idea del amor romántico como único objetivo, muchas mujeres creen que deben aguantar todo por conservar a su “media naranja” y que así “debe de ser”, lo cual influye en su independencia, autonomía y acceso a una vida libre de violencia.

4. Estereotipos de género

En estas representaciones de las mujeres en los personajes de princesas, también encontramos a los estereotipos de género. Estos personajes enseñan a las mujeres que deben de ser pasivas, abnegadas, objetos de deseo, estar en el ámbito privado, obedecer, tolerar y demás! En lugar de enseñar a las niñas que son seres humanos igual que los hombres en todos los ámbitos: público, social, cultural…

Se transmite la idea de que la mujer es propiedad de los príncipes y de que es un objeto sin ideas ni pensamientos, que es reducida a su cuerpo y a los ideales de belleza, cuyo único fin en la vida es casarse para ser supuestamente protegida y servir al “príncipe azul”.

Una vez realizado este análisis, imaginen que se creara un lugar para seguir reproduciendo estas ideas a las niñas! alarmante verdad:

Princelandia: el primer spa infantil (para niñas) de Europa (?¡¿)

Hace unos días hemos recibido la penosa noticia que nos habla sobre un lugar llamado “Princelandia, party & beauty” http://www.princelandia.com/inicio.html  (claro toda la página electrónica es color rosa!), un “spa” dirigido a las niñas en donde:

“Durante dos horas las más pequeñas vivirán la experiencia única en Europa: pasarela de moda, circuito spa, y un mundo de fantasía y relax que nunca antes habían experimentado”

En donde además

“… toda la diversión se basan en pasar un momento divertido mientras a la vez se inculca una imagen positiva del bienestar y del cuidado personal”

Y en donde también buscan a “Miss Princelandia 2011”

Este lugar pretende reproducir todas las ideas que hemos señalando, enseñando a la niñas un deber ser que las denigra y limita como seres humanos!!!

Sería interesante reflexionar qué se le quiere enseñar a las niñas, que quieren las madres y padres enseñarles a sus hijas!

Porque no crear una Ciudad de mujeres transgresoras de todas culturas y épocas que han ocupado espacios y tenido roles supuestamente “masculinos”, que han ido más allá de lo privado, quebrado estereotipos, con ideas políticas que han cambiado la visión del mundo?

Y ante esto decimos, NO MÁS PRINCESAS! Si más escritoras, políticas, doctoras, abogadas, independientes, autónomas, profesoras, filósofas, científicas, activas, sujetos de derechos, con voz propia, con curvas, humanas, personas, con iguales derechos, transgresoras…

Un saludo con recuerdo de poesía náhua,

MACUILXOCHITZIN

Anuncios

2 comentarios to “¿Princelandia?”

  1. Raul Antonio Reding octubre 29, 2013 a 10:29 pm #

    Hola, disfruté mucho tu artículo, lo tomaré prestado para compartirlo con mis contactos y consultantes (soy psicoterapeuta), por supuesto citaré la fuente y te daré el crédito correspondiente. Muchas gracias por compartir tus ideas con esta limpieza y sencillez. Un abrazo desde Guadalajara, México.

    • tsrr octubre 30, 2013 a 9:40 pm #

      Estimado Raul Antonio, es un gusto recibir tu comentario, muchas gracias!
      Un abrazo grande para el bonito México.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: