Más sobre el piropo y el acoso sexual callejero…

20 Nov

En muchas ocasiones en este blog hemos hablado del piropo como forma de acoso sexual callejero, definiéndolo como:

Se trata de una forma de acoso sexual que se da es espacios públicos. Abarca desde  comentarios como “Te cojo toda, mamita”, a manoseos, persecuciones o agresiones  físicas. Algunas personas consideran que expresiones como “Hola linda” u “Hola  hermosa” no son ofensivas. Sin embargo, otras sí. Otras pueden sentirse intimidadas,  invadidas, o simplemente muy incómodas. Hay que tener en cuenta que, casi a diario,  un gran número de mujeres toleran tanto comentarios fuera de lugar como agresiones  verbales en espacios públicos. La cifra de mujeres que son atacadas sexualmente  antes de los 18 llega a un 25%. 

Desde mi experiencia personal debo decir que se ha convertido en algo insoportable, día a día me siento privada de mi libertad de caminar por la calle sin sentir de repente la mirada inspectora de algún hombre, que tan pronto paso de largo me grita o dice cosas, se va detrás de mi, me sigue con la mirada o no me deja pasar hasta que le preste algún tipo de atención. Lo más curioso de todo es que la mayoría de estos hombres no realizan el acoso de frente, pues esperan a que ya te vayas a bajar del bus o a que pases adelante cuando vas caminando y lo dicen entre dientes con un tono pervertido que te hace sentir desnuda. Últimamente muy equivoca e inconscientemente hasta he llegado a pensar mi vestuario para evitar esto y cargo en mi bolso una piedra por si debo defenderme utilizando la violencia y he llegado a hacerme muchas preguntas: ¿Por qué he de cambiar mi forma de vestir por algo que no es mi culpa? ¿Entonces de quién es la culpa? ¿de los hombres que gritan piropos? ¿de las mujeres que se arreglan y maquillan para verse bellas? ¿la solución es que las mujeres tomemos clases de defensa personal ó que como yo carguemos piedras en nuestros bolsos? Y me di cuenta de que todos y todas formamos parte del problema: Mi mamá cuando me dijo: “Es mejor que le digan a uno cosas, a que no le digan nada” o los dichos y refranes populares como “el hombre propone y la mujer dispone” ó “Los hombres son como picaflores porque las mujeres somos hermosas flores” “A la mujer y a el papel por detras has de ver” “A la mujer bigotuda, de lejos se la saluda”, según los cuales el autoestima de la mujer debe depender de la calificación de los hombres y las mujeres somos agentes pasivos con una especie de obligatoriedad de poseer belleza. Acompañado de esto, se habla en realidad de un concepto de belleza asociado a la juventud y a una estética específica (maquillaje y ropa determinado ó la pertenencia a un grupo étnico o a una nacionalidad específica).

Ahora bien, lo aquí comentado no significa que se deban erradicar las palabras bonitas que halagan a las mujeres u hombres, sino que se deben poner límites a las formas de violencia sutiles que coartan la libertad de ocupar un espacio público sin sentirse atacado.

Hoy en día existen muchas iniciativas a nivel gubernamental e internacional que buscan garantizar espacios más seguros para las mujeres, algunas de ellas se pueden ver en el proyecto Ciudades seguras para las mujeres que busca empoderar a las mujeres como ciudadanas con derechos en ciudades como Bogotá (Colombia), Buenos Aires (Argentina), Santiago (Chile), Cusco (Perú), entre otras.  Un ejemplo de la imagen de la mujer que se tiene en las ciudades está dado por un experimento realizado por la  Red Mujer y Hábitat de América Latina que consistía en ubicar diferentes estatuas con forma de mujer o muñecas de metal en diferentes zonas de la ciudad para identificar las reacciones y el trato dado por las personas a éstas. El experimento sorprende pues muchas de estas estatuas fueron robadas, dañadas, se les escribían palabras o dibujos obscenos, dejando ver que dentro del imaginario colectivo las mujeres pueden ser acosadas y vulneradas sin restricción alguna. En el siguiente video se pueden observar apartes de este experimento:

Otro ejemplo de las estrategias estatales contra el acoso callejero se puede ver con campañas publicitarias que invierten los roles de género, generando una nueva perspectiva y sensibilización del acoso con cuestionamientos dirigidos  a los hombres tales como: ¿y si la sociedad fuera hembrista? ¿y si fueras tú el acosado? ¿y si es tu esposa, novia, hermana o madre la acosada como te sentirías?. Un ejemplo de esta campaña se puede ver en el siguiente video:

 

Aún hay mucho trabajo por hacer por ganar espacios públicos libres de acoso y plenos en seguridad y derechos para las mujeres. Lo más difícil de combatir es la validación social dada al piropo como algo obligatorio que debe hacer un hombre y recibir una mujer para cumplir con los roles de género establecidos por la organización cultural y social. Esta validación social es la que nos hace a todos y todas participes del acoso y es la que me llevó a echarme la culpa por vestir de una forma u otra, o a buscar desesperadamente la violencia como respuesta . La solución a todo esto parece estar en un cambio social apoyado por las políticas públicas y por el empoderamiento de las mujeres que le permitan enfrentarse de la mejor manera a un acosador (Evitando la violencia y mostrándose fuerte y segura). El debate está abierto y la lucha sigue en pie.

Espero que puedan compartirme sus opiniones y experiencias sobre este tema y que esta publicación permita ampliar perspectivas sobre esta situación.

Para mayor información sobre el acoso callejero se recomienda visitar el siguiente link:

¿Piropo o acoso sexual callejero?

¿Son nuestras ciudades seguras para las mujeres?

Hasta pronto

Amarga

Anuncios

6 comentarios to “Más sobre el piropo y el acoso sexual callejero…”

  1. Alberto noviembre 24, 2011 a 1:22 pm #

    Está muy bueno! Pero tengo una cuestión, sé que existen políticas y experimentos en las ciudades para atacar estos tipos de maltrato, el problema es que no hay mucha difusión al respecto. Lo que se debe hacer es presión social hacia este tipo de comportamiento. El cambio cultural es difícil de hacer pero poco a poco, con trabajo y dedicación se puede. Propongo crear perfiles en las paginas sociales en las que se invite a las personas a estar en contra y reaccionar (pacíficamente, con critica constructiva) ante situaciones piropescas guarras/guaches/groseras.

    • Amarga noviembre 24, 2011 a 7:58 pm #

      Gracias por leer esta publicación. Tienes razón en que hay muy poca difusión de las políticas y debates que hay sobre este tema, suele ser un tema que se queda en la academia o en las instituciones gubernamentales. Por esa razón, decidí poner un granito de arena con este artículo, para que por lo menos se vean otras perspectivas sobre el piropo.

      Me parece excelente tu idea de empezar la difusión desde las redes sociales. Aunque ya existen algunas páginas en facebook como la titulada “No quiero tu piropo quiero tu respeto”, ahora toca difundirla y en el día a día cada vez que se de el tema con amig@s o familiares, plantear la idea de la libertad y respeto que merecemos las mujeres cuando andamos por las calles.

      Gracias por tu lenguaje respetuoso y propositivo y por tener una mirada abierta sobre este tema.

      Hasta pronto

      Amarga

  2. camila noviembre 26, 2011 a 5:22 am #

    Que buen artículo. Hace unos años no pensaba tanto en el tema, pero de un momento a otro empece a recibir tantos insultos que la situacion ya se me hiso intolerable, tambien cargo piedras en el bolsillo, llevo mi camara de fotos a mano, me compre un abrigo largo que me cubre entera y me preocupo de salir siempre con un moño horrendo, aun asi sigo escuchando silbidos y obsenidades, ando por la calle nerviosa, preparada para contestar a los insulto o a repartir golpes, la gente me dice que exagero por que al parecer no entienden lo horrible que es sentirse un objeto constantemente. Espero que esto no le pase a muchas mujeres por que no le deseo a nadie la frustración, la rabia y el sentimiento de inferioridad que me acosan todos los días.

    • Amarga noviembre 29, 2011 a 7:58 pm #

      Camila muchisimas gracias por compartir tu experiencia. Sin duda alguna es una situación frustrante por la que tenemos que pasar diariamente muchas mujeres. Lo bueno es que poco a poco muchas estamos reaccionando y descubriendo que no tenemos porque tolerar el acoso sexual callejero y de esta manera no sólo lo denunciamos, sino que modificamos un poco los imaginarios y creencias sociales que legitiman esta práctica como algo bueno.

      Gracias porque con este comentario estás ayudando a que muchas no nos sintamos solas y a que hombres y mujeres se den cuenta de que el acoso es algo que va en contra de nuestra libertad y que por el hecho de ser mujeres no debemos tolerarlo.

      Un abrazo

      Hasta pronto

      Amarga

  3. Daniela marzo 12, 2012 a 3:02 pm #

    Hola, leí el articulo y los primeros párrafos es como si los hubiese escrito yo, es tal cual como me siento, estoy siendo acosada por un hombre que me sigue hace un mes, cuando voy camino a mi trabajo, hasta me daba vergüenza contarlo, me sentí culpable de lo que me pasa, pensé que esto lo generaba yo, con mi forma de vestir o de caminar o no se que otra cosa….que hizo que este individuo me empezara a seguir, hasta que me hicieron ver que esto no es mi culpa, que es el otro el que esta mal.-
    El tema es que estoy aterrorizada, lo veo y mi cuerpo tiembla, hasta hace unos días atrás no me animaba ni a mirar la patente de su vehículo de reojo, vivo un stress todas las mañanas que tengo que salir para ir hasta mi trabajo, no se que hacer, si enfrentarlo, denunciarlo o que……… el tema es que esta persona, no hace otra cosa que mirarme y seguirme, nunca me dijo nada, ni trato de acercarse físicamente a mi, entonces ahi es donde dudo de que hacer, yo me siento acosada pero no se si esto es acoso, ojala alguien pueda ayudarme!!!!!!!!! De verdad no le deseo a nadie lo que estoy viviendo!!!!!!!!!

    • Amarga abril 2, 2012 a 5:30 pm #

      Hola Daniela, lamento mucho contestar tan tarde y más que tu situación es delicada, tengo muy poco tiempo disponible y no había visto tu comentario. Daniela es importante que comuniques tu situación a la policía, reporta que este hombre te sigue, pues así no te haya dicho o hecho nada, el acoso es de tipo psicológico y no sabemos en qué momento pueda acercarse y tratar de hacerte daño. Es importante que no te eches la culpa por esta situación, tu estás en la libertad y tienes el derecho de vestirte como quieras y caminar por las calles sin temor. Así que es mejor que acudas al policía más cercano y dejes reportado todo lo que has sentido, diles lo qué te hace sentir, desde hace cuánto empezó la situación, diles que no lo conoces, y además, toma precauciones cuando salgas a la calle, avísale a los demás (amigos, familiares, compañeros de trabajo) a dónde te diriges, mantén tu teléfono móvil cerca y pon el número de la policia de primeras por si tienes que llamar de emergencia. Eso sí, trata de mostrarte segura en las calles, ese es un factor protector importante, por más temor que sientas intenta caminar de manera relajada pero marcando tu espacio, eso da un mensaje no verbal importante para que no se te acerquen a hacerte daño.

      Por favor cuídate mucho y cuentanos cómo te ha ido, para ver de qué otras formas podemos ayudarte.

      Un abrazo de apoyo y no te olvides que eres más fuerte de lo que crees, que muchas vivimos situaciones similares y que hoy en día tenemos más apoyo de muchos lados, no te sientas sola, toma la fortalz de tu interior y.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: