Archivo | noviembre, 2011

Más sobre el piropo y el acoso sexual callejero…

20 Nov

En muchas ocasiones en este blog hemos hablado del piropo como forma de acoso sexual callejero, definiéndolo como:

Se trata de una forma de acoso sexual que se da es espacios públicos. Abarca desde  comentarios como “Te cojo toda, mamita”, a manoseos, persecuciones o agresiones  físicas. Algunas personas consideran que expresiones como “Hola linda” u “Hola  hermosa” no son ofensivas. Sin embargo, otras sí. Otras pueden sentirse intimidadas,  invadidas, o simplemente muy incómodas. Hay que tener en cuenta que, casi a diario,  un gran número de mujeres toleran tanto comentarios fuera de lugar como agresiones  verbales en espacios públicos. La cifra de mujeres que son atacadas sexualmente  antes de los 18 llega a un 25%. 

Desde mi experiencia personal debo decir que se ha convertido en algo insoportable, día a día me siento privada de mi libertad de caminar por la calle sin sentir de repente la mirada inspectora de algún hombre, que tan pronto paso de largo me grita o dice cosas, se va detrás de mi, me sigue con la mirada o no me deja pasar hasta que le preste algún tipo de atención. Lo más curioso de todo es que la mayoría de estos hombres no realizan el acoso de frente, pues esperan a que ya te vayas a bajar del bus o a que pases adelante cuando vas caminando y lo dicen entre dientes con un tono pervertido que te hace sentir desnuda. Últimamente muy equivoca e inconscientemente hasta he llegado a pensar mi vestuario para evitar esto y cargo en mi bolso una piedra por si debo defenderme utilizando la violencia y he llegado a hacerme muchas preguntas: ¿Por qué he de cambiar mi forma de vestir por algo que no es mi culpa? ¿Entonces de quién es la culpa? ¿de los hombres que gritan piropos? ¿de las mujeres que se arreglan y maquillan para verse bellas? ¿la solución es que las mujeres tomemos clases de defensa personal ó que como yo carguemos piedras en nuestros bolsos? Y me di cuenta de que todos y todas formamos parte del problema: Mi mamá cuando me dijo: “Es mejor que le digan a uno cosas, a que no le digan nada” o los dichos y refranes populares como “el hombre propone y la mujer dispone” ó “Los hombres son como picaflores porque las mujeres somos hermosas flores” “A la mujer y a el papel por detras has de ver” “A la mujer bigotuda, de lejos se la saluda”, según los cuales el autoestima de la mujer debe depender de la calificación de los hombres y las mujeres somos agentes pasivos con una especie de obligatoriedad de poseer belleza. Acompañado de esto, se habla en realidad de un concepto de belleza asociado a la juventud y a una estética específica (maquillaje y ropa determinado ó la pertenencia a un grupo étnico o a una nacionalidad específica).

Ahora bien, lo aquí comentado no significa que se deban erradicar las palabras bonitas que halagan a las mujeres u hombres, sino que se deben poner límites a las formas de violencia sutiles que coartan la libertad de ocupar un espacio público sin sentirse atacado.

Hoy en día existen muchas iniciativas a nivel gubernamental e internacional que buscan garantizar espacios más seguros para las mujeres, algunas de ellas se pueden ver en el proyecto Ciudades seguras para las mujeres que busca empoderar a las mujeres como ciudadanas con derechos en ciudades como Bogotá (Colombia), Buenos Aires (Argentina), Santiago (Chile), Cusco (Perú), entre otras.  Un ejemplo de la imagen de la mujer que se tiene en las ciudades está dado por un experimento realizado por la  Red Mujer y Hábitat de América Latina que consistía en ubicar diferentes estatuas con forma de mujer o muñecas de metal en diferentes zonas de la ciudad para identificar las reacciones y el trato dado por las personas a éstas. El experimento sorprende pues muchas de estas estatuas fueron robadas, dañadas, se les escribían palabras o dibujos obscenos, dejando ver que dentro del imaginario colectivo las mujeres pueden ser acosadas y vulneradas sin restricción alguna. En el siguiente video se pueden observar apartes de este experimento:

Otro ejemplo de las estrategias estatales contra el acoso callejero se puede ver con campañas publicitarias que invierten los roles de género, generando una nueva perspectiva y sensibilización del acoso con cuestionamientos dirigidos  a los hombres tales como: ¿y si la sociedad fuera hembrista? ¿y si fueras tú el acosado? ¿y si es tu esposa, novia, hermana o madre la acosada como te sentirías?. Un ejemplo de esta campaña se puede ver en el siguiente video:

 

Aún hay mucho trabajo por hacer por ganar espacios públicos libres de acoso y plenos en seguridad y derechos para las mujeres. Lo más difícil de combatir es la validación social dada al piropo como algo obligatorio que debe hacer un hombre y recibir una mujer para cumplir con los roles de género establecidos por la organización cultural y social. Esta validación social es la que nos hace a todos y todas participes del acoso y es la que me llevó a echarme la culpa por vestir de una forma u otra, o a buscar desesperadamente la violencia como respuesta . La solución a todo esto parece estar en un cambio social apoyado por las políticas públicas y por el empoderamiento de las mujeres que le permitan enfrentarse de la mejor manera a un acosador (Evitando la violencia y mostrándose fuerte y segura). El debate está abierto y la lucha sigue en pie.

Espero que puedan compartirme sus opiniones y experiencias sobre este tema y que esta publicación permita ampliar perspectivas sobre esta situación.

Para mayor información sobre el acoso callejero se recomienda visitar el siguiente link:

¿Piropo o acoso sexual callejero?

¿Son nuestras ciudades seguras para las mujeres?

Hasta pronto

Amarga

Los espermatozoides colaboradores

17 Nov

Hace algunos años, cuando empecé a acercarme a la perspectiva de género, me encontraba sorprendida por una información que cambiaba la idea sobre la denominación de los hombres como el “primer sexo”, era de un radioclip titulado “Un clítoris reformulado” según el cual la naturaleza es una máquina programada para fabricar mujeres y por tanto si el espermatozoide  fecunda al óvulo que tiene el cromosoma masculino Y, la naturaleza cambia su orden y empeza a fabricar un varón. Esto ocurre a la octava semana de gestación y es la explicación de algunos rasgos de mujer que conservan los hombres, como el caso de las tetillas o pezones. Esta idea genera algunos cambios, pues se pasaría de hablar del clítoris como un micro pene a hablar del pene como un clítoris reformulado, y de los testículos como ovarios reubicados, convirtiendo al hombre en una especie de mujer reorientada.  Esta información me generó gran impacto pues me permitió el cuestionamiento de los ordenes sociales establecidos que ubican a la mujer en un lugar inferior al del hombre y además me resultó interesante pues una vez más se abre el debate naturaleza/cultura, demostrándose que muchas de las ideas base de la sociedad patriarcal parten de una creación e interpretación cultural más que de lo que ocurre a nivel biológico.

Hoy me vuelvo a sorprender y en relación a la información anterior, me encontraba viendo un programa colombiano titulado Mujeres en línea en el que se debate sobre temas de actualidad que involucran a las mujeres, sus vivencias y cotidianidades. El tema del programa que vi se titulaba “La esencia de lo femenino” y en éste, la psicóloga Mónica Tobón habló de como hombres y mujeres tenemos algo de femenino y que al vivir en una sociedad patriarcal, lo femenino ha sido relegado y rechazado, siendo los valores masculinos los dominantes y predilectos por hombres y mujeres. En ese sentido, la competitividad ha sido la prioridad para la sociedad y ha sido muchas veces justificada con la explicación del proceso de fecundación en el que:

 “Los espermatozoides tienen una única misión, fecundar el óvulo, la fortaleza, velocidad y capacidad determinará al ganador de esta carrera […] La meta está cada vez más cerca, el camino de los espermatozoides hacia el óvulo se ha allanado, pero ahora se inicia un gran proceso de competencia”.

Como se puede ver, los espermatozoides parecen estar descritos desde una óptica masculina al adjudicarles características como fuerza, velocidad, capacidad y competencia.  Esta información no la han enseñado en colegios, institutos, universidades, en especiales y documentales de televisión y en gran medida se nos ha trasmitido la idea de que esta competencia vivida en el útero de nuestras madres, se extrapola a nuestra vida y por tanto debemos competir siempre por un lugar con el objetivo de alcanzar una meta.

Ahora bien continuando con lo que vi en el programa de televisión, quedé gratamente sorprendida cuando la invitada describió de forma diferente el proceso de fecundación ¡¡¡DESDE UNA ÓPTICA FEMENINA!!! en la que no hay competencia, sino colaboración. Según esta psicóloga, estudios recientes han demostrado que el óvulo se comunica químicamente con el esperma y por tanto selecciona el espermatozoide que lo va a fecundar, así que el espermatozoide elegido ya sabe cuál va a ser su misión y los demás lo acompañan en ese proceso, siguiéndolo y protegiéndolo hasta llegar a su destino.

Después de escuchar esta versión de la fecundación, decidí buscar a través de internet para informarme más, sin embargo la red está inundada de la versión tradicional, por lo que espero muy pronto obtener más información para ampliar la nueva perspectiva.

Sin duda, una nueva mirada de la fecundación que además de abordar la competencia y la fuerza, valores tradicionalmente masculinos, aborde la comunicación, la protección y la colaboración, valores femeninos, enriquece la mirada sobre los géneros y nos da lecciones importantes sobre la sociedad que queremos construir. La discusión sigue en pie, creo que aún quedan muchas cosas por conocer, pero más que eso aún quedan muchas cosas por ser vistas desde nuevas perspectivas.

Aquí les dejamos el link que tiene partes del programa La esencia femenina:

http://www.citytv.com.co/programa/mujeres

Espero que lo aquí comentado abra el espacio para nuevas discusiones y cuestionamientos acerca de lo que conocemos y la manera como se ha construido el mundo.

No siendo más por ahora, me despido.

Hasta pronto

Amarga

Fotógrafas en México: pioneras, modernas, vanguardistas y humanistas

16 Nov

Este fin de semana hemos acudido a Casa América a la exposición: “Otras miradas. Fotógrafas en México (1872 – 1960)” en donde se pueden observar más de 130 instantáneas realizadas por 50 fotógrafas. En esta exposición se puede ver el manuscrito Manifiesto de la fotografía de Tina Modotti (y algunas fotografías de ella) y dos fotografías que se exponen por primera vez en España de Frida Kahlo, de quién se desconocía hace unos años su incursión en la fotografía.

En esta maravillosa exposición que hace visible el extraordinario trabajo realizado en México, existen fotografías de las siguientes mujeres que desafiaron el rol socialmente impuesto en una profesión creída solamente para hombres (acompañamos con algunas de sus fotografías, de las cuales algunas se encuentran en la exposición y otras no) :

Mariana Yampolsky

“De tanto andar por los caminos de México, Mariana se ha vuelto parte del paisaje.
Si uno mira sus fotografías con frecuencia, descubre a su autora tras el lente.
Mariana es el magüey, la teja, el muro, el vagón de tren abandonado, el osario, el ángel de piedra a punto de emprender el vuelo.

Mariana Yampolsky no sólo tomó las fotografías, se volvió como ellas.
Tenía las manos fuertes y curtidas del tejedor de palma, los ojos interrogantes de la niña descalza, el asombro del guajolote narciso que se detiene frente al espejo y se ve por primera vez” (escrito por Elena Poniatowska)

Natalia Baquedano

Es considerada una de las pioneras de la fotografía mexicana, fue una de las primeras mujeres en abrir un estudio de fotografía en México: estudio La Nacional.

María Santibañez

En 1920 ya se hablaba de su trabajo en los medios impresos, como en el diario mexicano El Universal.

Helen Levitt

Considerada una de las grandes fotógrafas del siglo XX.

Lola Álvarez Bravo

Fotógrafa mexicana fundamental en el renacimiento artístico después de la revolución en México, considerada la primera mujer fotógrafa profesional reconocida por México. En la exposición se exhibe la fotografía realizada por ella de un desnudo masculino.

Otras de las maravillosas artista mexicanas o extranjeras residentes en México (algunas arqueólogas también) de las cuales se pueden apreciar sus fotografías son Grete Sager, Alice Le Plongeon, Alice-Dixon, Caecile Seler Sachs, Kati Horna, Giséle Freund, Josefina Niggli, Miriam Dilhman y Aurora Eugenia Latapí.

La exposición estará hasta el 15 de enero, no dejen de ir!!!

Que vivan las fotógrafas!!!

Libertad y amor!

LA SIEMPREVIVA

Recomendación y homenaje a Dulce Chacón a través de los nombres de sus novelas (y nuestras…)

2 Nov

Dulce Chacón (Badajoz, 1954 – Madrid, 2003) fue una autora que ha destacado por haber desarrollado una narrativa interesada en rescatar las voces que se habían silenciado y que se pretendían dejar en el olvido.

Tras una gran documentación y trabajo detrás de sus obras, se puede observar el compromiso que sentía con las mujeres; le dio voz a quienes no la habían tenido y no habían querido ser escuchadas, prestó atención a sus historias y también a sus silencios: las hizo sobrevivir contando al mundo sus experiencias, y con éstas, mostró la violencia en contra de las mujeres que ellas han vivido y viven a lo largo de sus vidas, en distintas épocas y circunstancias.

Los nombres de cada novela escrita por Dulce Chacón dicen mucho de ella y de la historia que estaba rescatando y así contando, porque nombrar es dar existencia y visibilidad. Su hermana, Inma Chacón(2006), ha comentado a qué se debe cada título que elegía su hermana en “Los títulos de la mirada”. (En A. Encinar, E. Löfquist y C. Valcárcel (Eds.), Género y Géneros II. Escritura y Escritoras iberoamericanas (Vol. 2, p. 231-238). Madrid: Ediciones de la Universidad Autónoma de Madrid).

Su “Trilogía de la huída” se encuentra integrada por Algún amor que no mate (1996), Blanca vuela mañana (1997) y Háblame, musa, de aquél varón (1998).

Como un rescate y análisis de la memoria colectiva se encuentran Cielos de barro (2000) y La voz dormida (2002).

Algún amor que no mate: fue publicada antes de que la violencia de género se introdujera en la agenda pública española. En principio, el título de la novela incluía signos de interrogación ¿Algún amor que no mate?, sin embargo, la también poeta dejaría su respuesta en el aire, eliminando la interrogación del título definitivo. Sería José Saramago, en la presentación del libro en el Círculo de Bellas Artes, el que le daría a Dulce Chacón la clave para entender que los amores no matan, a menos que ellos mismos estén muriendo.

Como señala su hermana: “Su incursión en la narrativa se debió a una casualidad. Asistía a un taller de literatura donde le pidieron que escribiera quince líneas que comenzaran con la frase ‘Hace quince años que…’ De esta primera frase nacería su primera novela“.

Blanca vuela mañana: El título de esta obra se debe a que Dulce Chacón tenía una amiga azafata, Blanca Porro, con la que siempre bromeaba por su partida anticipada cuando salían con sus amistades. Blanca se retiraba antes que las y los demás y frente a la insistencia de las amistades para que se quedara más tiempo, Dulce les decía: “Blanca vuela mañana”. Entre sus amigas y amigos comentaron que esta frase merecía ser el título de alguna novela y que quién la escribiera, se apropiaría de ella. Dulce había pensado en escribir otra obra que hablara sobre la falta de comunicación en la pareja y fue ella quién se adueñó de este título para su segunda novela.

Háblame, musa, de aquél varón: La autora escribió esta novela pensando en que el título sería “Nessun dorma”, pero su editor creía que era muy comercial utilizar un título en italiano. Por otro lado, la traducción del italiano al español no convencía por que se podía prestar a que la novela se confundiera con una de misterio. Debido al paralelismo con la Odisea y con el Ulises de Joyce, la autora buscó un título en la epopeya de Homero, eligiendo así la primera frase de la Odisea sin estar muy convencida. Como cuenta su hermana Inma Chacón, para Dulce, Háblame, musa, de aquél varón siempre sería Nessun dorma.

Cielos de barro: El título de esta novela era Tierras de Barro, pero Dulce le cambió el nombre a Cielos de barro debido a la sugerencia que le hizo Julio Llamazares. Él le dijo que mirará hacia arriba y no hacia abajo, cambiando “Tierras” por “Cielos”, para romper la coherencia interna de la frase.

La voz dormida: Los manuscritos de las primeras versiones de esta novela tenía por título Diario de una mujer muerta, pero a la autora no le agradaban los diarios y no quería que su novela fuera confundida por uno de ellos. También pensó en titularla La muerte huele a mandarinas, pero cuando comentó este título con su familia, no tuvo éxito. Finalmente, le pondría La voz dormida por un verso suyo: “Después del amor”, en Contra el desprestigio de la altura en Cuatro gotas de 2003.

Aprovechando este homenaje a esta grande autora, queremos recomendar la excelente película de “La Voz dormida” (y por supuesto, también la indispensable lectura del libro!!!), una maravillosa película que muestra a mujeres transgresoras y seguras, quienes participaron activamente en la historia desempeñando diversas formas de ser mujeres.

Les dejamos el trailer de la película!

Libertad y amor!

LA SIEMPREVIVA

A %d blogueros les gusta esto: