Estrategias de control y desigualdad de género

5 Jun

A menudo vivimos situaciones cotidianas que parecen tan normales que ni nos damos cuenta del poder de control que están ejerciendo sobre nosotrxs y de lo que manifiestan. En esta ocasión quiero hablarles de tres situaciones que pude ver y vivir en Roma, durante un pequeño viaje turístico, en las que pude experimentar indignación por lo que representan para la organización social de género: 1) Baños de mujeres SIN perspectiva de género, 2) Vendedores de rosa que acosan a mujeres,  y 3) ¿ Patas de mesa ó piernas de mujer?

 

En primer lugar se encuentra la situación de la que ya muchas veces hemos hablado con LaSiempreViva:  ¿por qué siempre hay que hacer una fila o cola larguisima para entrar al baño de mujeres, mientras que el baño de hombres resulta estar casi siempre desocupado? Muchas veces me pregunto si habrá alguna razón biológica para que las mujeres entremos más al baño o para que procesemos más rápido los líquidos o algo así. La verdad esto aún no lo sé, sin embargo estoy segura que si vamos a los baños públicos casi siempre encontraremos fila para entrar al baño de mujeres, lo cual deja una pregunta ¿por qué no hacer los baños con perspectiva de género? Si las mujeres usamos más baños, ¿no deberían haber más baños para mujeres?. Bueno, esta es sólo una cuestión y no sé si la estoy exagerando, pero además de estas eternas colas que nos tenemos que aguantar las mujeres, hay otras situaciones relacionadas con los baños que vivimos tanto hombres como mujeres, y es precisamente la división de los baños para hombres y para mujeres, pues en esta división tan cotidiana, hay una estrategia de control de género. Un ejemplo de esto lo viví en los baños (aseos/servicios) de un Mc Donalds de Roma, la fila de mujeres era larguísima, conté que eramos alrededor de 12 mujeres esperando y la fila crecía atravesando el restaurante, había un sólo baño tanto para hombres como para mujeres. Los hombres que iban para el baño seguían directo a “su” baño, las mujeres hacíamos fila impacientemente. Los baños se ubicaban en un pequeño cuarto que tenía dos puertas (no había ninguna señal que diferenciará los baños) y resulta que como era casi imposible entrar al baño de mujeres ni siquiera a lavarse las manos, una chica decidió entrar al baño de hombres a usar el lavamanos. En eso llegó un hombre y al ver mujeres en ambos baños, pensó que no había baño para hombres y se fue a preguntar hasta que le dijeron que ese baño si era el de hombres, se dirigió a él con desconfianza y al ver a un niño en ese baño, le preguntó que si ese baño si era el de hombres y hasta que el niño se lo confirmo no entró. Por otro lado, mientras hacíamos la fila, estuve muy tentada a entrar al baño de hombres y promover entre las mujeres que entraramos a ambos baños, sin embargo, una señora que iba detrás mio, decidió entrar al baño de hombres y al ver un hombre allí, se devolvió ante la mirada acusadora de aquel hombre que hizo que todas prefirieramos seguir esperando. ¿Qué reflejan estas situaciones? Yo creo que los baños se convierten en una estretagia de desigualdad, cuando evidentemente no todxos tenemos las mismas posibilidades de usarlos y a su vez se convierten en estrategia de control, cuando claramente los baños dividen a la sociedad en hombres y mujeres, crándose un temor o un castigo al intentar cruzar los límites.

En segundo lugar, mencionaré a los vendedores de rosas. Tuve contacto con ellos particularmente en la plaza trinita dei monte y en la plaza del pueblo (piazza dei poppolo) en Roma. Su trabajo consiste en dar rosas a las mujeres que ven y cobrarle a los hombres que estén con ellas, debo decir que entiendo que necesitan dinero y este trabajo seguramente les ha ayudado a sobrevivir, sin embargo, tuve varios enfrentamientos con algunos de ellos que no me dejaban caminar tranquila y practicamente me ponían las rosas en la cara, casi tocandome y sin dejarme caminar para ningún lado. Esto no sólo me ocurrió a mi, ví como muchas mujeres trataban de moverse evitando dar con estos vendedores, ya que con un “no, gracias” respetuoso no bastaba. Yo tuve que empezar a gritarles para que no se me acercarán. Esto además de ser una especie de privación de mi espacio, espacio que restringían sólo a las mujeres, era un promotor del ideal romántico de mujer que adora las rosas y hombre que tiene y maneja el dinero y se la regala. Yo me preguntaba: ¿por qué no le dan rosas a los hombres para que las mujeres les paguemos y se las regalemos? ¿por qué no le truncan el camino a los hombres y les ponen las rosas en la cara?. Fue una situación indignante en la que debo decir que me sentí acosada y en donde pude ver una estrategia de desigualdad y a su vez de control de los roles de género exigidos socialmente. Lo peor de todo, es que si esto se sigue dando, es precisamente por muchos hombres y mujeres que siguen permitiéndolo porque lo ven como correcto, no digo que debamos dejar de tener vendedores de rosa, sólo digo que la estrategia de venta que usan se basa en una estrategia de división de roles de género, en donde las mujeres perdemos espacio y libertad, y en donde los hombres se ven obligados a cumplir su papel de “príncipe azul” obligándolas a pagar por algo que muy seguramente no tienen deseos de hacer.

Por último, quiero hablar de un imagen que me sorprendió, iba caminando por la plaza España (piazza spagna) en Roma, cuando me encuentro con una tienda de zapatos, al parecer muy reconocida, que en su estantería usaba mesas con patas en forma de piernas de mujer. La imagen me impactó de inmediato, ¿patas de mesa ó piernas de mujer?, al parecer al diseñador o diseñadora seguro le pareció muy novedoso, sin embargo para mi fue la clara idea de la mujer como objeto, en donde se nota que su único objetivo es la venta de zapatos y las mujeres como su objetivo de mercado, más que como personas que usan zapatos. Aqui está la imagen:

 

Para finalizar, quisiera aclarar que aunque estas situaciones las vi en Roma, seguro que pasan en muchos sitios del mundo, así que mi objetivo no es juzgar a un lugar, sino denunciar las múltiples de situaciones sutiles que vivimos y vemos a diario y en donde se pueden identificar desigualdades o formas de control, es especial frente a los roles de género exigidos socialmente. Como siempre, este es un espacio de debate para todos y todas. ¡Hasta pronto!

 

Amarga

 

 

 

Anuncios

Una respuesta to “Estrategias de control y desigualdad de género”

  1. tsdiferente junio 30, 2011 a 10:59 am #

    Hola Amarga!!

    Me encantó la parte sobre los baños!! Es verdad, no importa dónde ni cuando, siempre he tenido que enfrentar grandes colas para pasar a los baños…

    Aparte de todos los problemas que eso puede generar para l@s que van más allá de la definición dicotómica de género posibles, me parece interesante pensar en las implicaciones a nivel institucional de todo eso. Es decir, tod@s sabemos que las colas para los baños femeninos son mayores que para los baños masculinos y puede tenga que ver con el hecho de que ocupamos cada vez más los espacios de convivencia social… Para mí queda claro que lo que falta es una conciencia arquitectónica de que la demanda por los baños femeninos es mayor, luego hacen falta más baños femeninos!

    Por otro lado, también sabemos que los espacios no son neutrales en términos de su posición en las definiciones política, económica y cultural, y me parece que los baños públicos, como otros tantos espacios públicos son el resultado de una historia larga de alejamiento de las mujeres de las tomas de decisión sobre espacio-tiempo-economía.

    ¡Besitos sin prisas de irme al baño!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: