Archivo | abril, 2011

El peligro de una sola historia

29 Abr

Hola! esperando que estén todas de maravilla, les compartimos este vídeo sobre la ponencia de la escritora Chimamanda Adichie sobre el peligro de una sola historia.

Esto nos hace reflexionar sobre la importancia de ver más allá de las cosas, no generalizar, no ser deterministas ni escencialistas.

Prudencia es una palabra cuyo concepto ha sido modificado, pero en sus inicios quería decir: “ir más allá de las cosas” para lo cual es necesario no tener una sola parte de la historia, por eso les y nos deseamos mucha prudencia y que disfruten esta maravillosa reflexión para analizar que aspectos de nuestra vida y de los demás sólo hemos visto a través de una sola historia y su peligro:

http://www.ted.com/talks/lang/spa/chimamanda_adichie_the_danger_of_a_single_story.html

Libertad y amor!

LA SIEMPREVIVA

La mujer invisible

6 Abr


A simple vista, la primera imagen que se nos viene a la cabeza es la de una super heroína. Sin embargo me pregunto: ¿De qué sirve ser invisible?, bueno pues parece ser que el ser invisible hace que puedas ver a los demás hacer cosas que no harían si te vieran y además tienes la posibilidad de pasar desapercibida si haces algo malo, aunque también si haces algo bueno…

A lo largo de la historia hemos visto como la mayoría de mujeres hemos sido invisibilizadas, pero esto no ha significado que por el hecho de ser invisibles no hicieramos cosas importantes por la sociedad. Un ejemplo importante es el de Apolonia Salavarrieta, más conocida como “La Pola”, una mujer colombiana que contribuyó a la independencia y dentro de sus grandes actuaciones estuvo la de oír las conversaciones en las casas de los nobles donde trabajaba como costurera y llevarsela a grandes líderes como Antonio Nariño (tradujo los Derechos “del Hombre” del francés al español y además fue fiel a su convicción de una independencia real de Colombia que dejara de guiarse por el dominio español). El caso es que esta mujer por el hecho de ser mujer se le calificaba de ignorante, pues se creía que no iba a poder entender las conversaciones políticas, o se pasaba de ella como si no estuviera y se asumía que no estaba ahí. De esta forma, esta mujer invisible llevó información que de otra forma los hombres revolucionarios no hubieran podido conocer y contribuyo a la causa independentista.

Tomando esto en cuenta, esto que aqui les cuento no sólo es para hacerle un homenaje a La Pola como mujer invisible pero precursora de revoluciones, sino también relatar una pequeña experiencia en donde fui una mujer invisible, algo impensable para el momento histórico en el que nos desenvolvemos, pero tristemente real y lo peor inscosnciente para la mayoría de personas y  cotidiano: Resulta que mi novio y yo decidimos conocer Italia, y fuimos a quedarnos a la casa de un amigo italiano, mi novio ya lo conocía pero yo no. Yo lo salude muy atentamente, él nos presentó a un amigo suyo, también italiano, y nos llevó por la ciudad a conocer los monumentos. Mientras estabamos en eso empecé a notar que yo no existía para aquel chico, sólo se dirigía a mi novio y a su amigo y si estabamos caminando y yo estaba en la mitad entre mi novio y él, empezaba a cerrarse hasta que yo quedaba atrás sin poder incluirme. En ese momento no lo podía creer, así que decidí empezar a hablar más, algo que me cuesta pues soy tímida, e intente hacerme notar con lo que hablaba, hasta que por fin logré hacerme visible y él empezó a tomarme en cuenta. Lo peor de esta situación es que me volvió a ocurrir tiempo después, cuando él decidió venir a España con un amigo español y nosotros los hospedamos; esta vez él me incluía y tomaba en cuenta, pero su amigo español me invisibilizaba: le hablaba a los demás y me excluía de la conversación, no escuchaba lo que yo decía, me cerraba físicamente ocupando espacios en los que yo estaba, etc. Y a partir de ahí empecé a preguntarme ¿cómo es posible que esto siga pasando?  ¿debemos las mujeres constantemente estarnos haciendo notar para tener un espacio propio y un respeto de los demás? ¿por qué pasa todo esto?

La verdad, para mi la invisibilidad no es un poder deseable y menos si te vulnera como ser humano. A su vez debo decir que esta situación no me ha pasado con todos los hombres, y por tanto no lo asocio tanto al que los hombres en general nos excluyan como al hecho de que hay una masculinidad hegemónica que invisibilisa no sólo a las mujeres, sino  también a los niños y niñas y a los otros hombres que no la siguen.  La situación de la invisibilidad es lgo a tomar en cuenta y sobre todo a concientizar, puesto que muchas veces podemos ser invisibles sin darnos cuenta y si nos quedamos cómodos en esta posición, no vamos a poder alcanzar la meta de la igualdad y la justicia para todos y todas.

Dejo abierto el tema para la discusión y la reflexión y finalizo con estas preguntar para estimular el pensamiento en torno al tema: ¿Alguna vez has sido realmetne invicible? ¿Cómo te sentiste? ¿Contribuye esta insivibilidad en algo a la igualdad efectiva entre hombres y mujeres? ¿Es deseable el ser invisible para alguien? ¿Por qué?

 

Amarga

 

Una voz propia

6 Abr

Hace unos días, en una Conferencia en donde se daban algunos consejos para realizar una tesis, varias de las ponentes llegaron a la conclusión de que además de elegir un tema que a una le apasione, hay que encontrar nuestra propia voz, entre todas las voces.

Me pareció muy interesante el “encontrar nuestra propia voz” y sobre todo, considero que esta idea es  algo que se puede aplicar en todos los aspectos de nuestras vidas.

Desde pequeñas, estamos escuchando de manera constante diversas voces y esto no termina cuando crecemos.

Todo lo que nos rodea son discursos que nosotras interiorizamos en mayor o menor medida y nos encontramos en el constante peligro de convertirnos en la mezcla de muchos discursos dominantes, la mayoría basados en estereotipos y en un “deber ser”.

Muchas veces lo que decimos, es algo que hemos escuchado y que la mayoría piensa, sin que nos detengamos a analizar y cuestionar quién está detrás de este discurso, el cual, en muchas ocasiones, no nos convence del todo.

Es por esto que creo que una parte fundamental de la vida, para encontrarse a una misma y ser congruente, es buscar nuestra  propia voz dentro de todas esas voces e intentar convertirnos en menor medida en un producto cultural lleno de discursos dominantes, en un mundo en donde las personas que tienen el poder de decir sus discursos y reproducirlos, se encuentran en la cúspide de un sistema asimétrico basado en las desigualdades.

Es por esto que las invito a buscar su propia voz, no será fácil, pero nos hará únicas y de seguro que aprenderemos mucho en el camino.

Libertad y amor!

LA SIEMPREVIVA

A %d blogueros les gusta esto: