“Tema poco relevante para el campo”

23 Mar

Hace unas semanas, decidí enviar un artículo a una revista de psicología para ver si lo publicaban. Lo recibieron y los editores lo recibieron, al parecer tenía algunos errores, y no lo publicaron, pero esto no me molesto pues mi mayor intención era ver mis posibilidades de escribir en la revista. Sin embargo, lo que si me molesto y despertó en mi profundas sospecha fue la siguiente observación realizada por los editores: “Tema poco relevante para el campo”.

Ahora bien, ¿de qué trataba el artículo?, consistía en analizar las repercusiones para la salud de hombres y mujeres del ser masculino y el ser femenina, respectivamente, identificando los principales problemas para la salud (física y psicólogica) y cómo debe haber un enfoque diferenciado desde la psicología que reconozca que hombres y mujeres al ser construidos socialmente diferentes, presentan tendencias a determinados problemas de salud que deben ser tenidos en cuenta.

Siendo esto así, plantee en el artículo que no se puede olvidar la relevancia que tiene el género en la construcción de nuestra identidad, de nuestros roles, posicionamientos y relaciones sociales, y que acorde con esto la salud con la que contamos depende de las construcciones sociales de género. Así, ser hombre y ser mujer está asociado con cuerpos biológicos asociados a valores masculinos y femeninos dominantes que se han consolidado a lo largo de la historia y que se enmarcan en una cultura. Es importante, reconocer los malestares propios de hombres y mujeres producto de estos posicionamientos de género e identificar la importancia de un enfoque relacional de género que permita elaborar una adecuada intervención y política sanitaria que nos beneficie a todos y todas, que ofrezca igual trato, oportunidades y reconocimiento, y que conduzca a hombres y mujeres a una salud plena.

Desde la psicología, entender lo aquí mencionado es clave al momento de diagnosticar e intervenir, pues la construcción social del género aporta un ingrediente explicativo importante de las enfermedades y problemas vividos por hombres y mujeres. Así, de lo revisado, se encuentra que las características masculinas dominantes tales como: independencia, riesgo, agresividad, control, etc.) traen consecuencias para la salud de los hombres, como en el caso de accidentes automovilísticos, suicidios, homicidios, dependencia a diversas drogas (alcohol y otras), trastornos socio patológicos, internamientos por retraso mental asociado a alguna sintomatología psiquiátrica, neurosis de tipo obsesivo y personalidad paranoide; y que a su vez las características de la masculinidad hegemónica traen consecuencias para la salud de niños y niñas  y de mujeres, como se observa en los casos de violencia doméstica y de género. Por otro lado, en el caso de las mujeres, características de la feminidad como el cuidado, la delicadeza, la preocupación por los demás más que por ella misma, debilidad, emocionalidad, entre otras; han traído problemas en la salud como: problemas cardiovasculares y de tejidos, estrés por sobrecarga laboral y familiar, intentos de suicidio, depresión y en general muy bajo autocuidado.

Entender esto trae consecuencias para la psicología, las ciencias médicas, humanas, políticas y sociales, puesto que el enfoque de género, no sólo se convierte en una herramienta para la construcción de igualdad social, sino también para la comprensión de las problemáticas individuales y sociales que ocurren a nuestro alrededor, por lo que se hace relevante incluirlo a la hora de intervenir e investigar la población.

Sin embargo, lo arriba mencionado parece no ser relevante para esta revista y mi pregunta es ¿qué tema no es relevante? , ¿la salud de hombres y mujeres no es relevante para la psicología? o acaso lo no relevante es el género, pues la psicología estudia el “ser humano” y el género nada tiene que ver con eso (supongo que esto pensarían estos editores). Viendo así las cosas, cada vez me preocupa más la mínima inclusión de la perspectiva de género en campos relevantes para el ser humano: medicina, psicología, derecho, política y demás. Y en este caso, en el área de la psicología me preocupo el doble, no sólo por ser mi área de estudio, sino por la alta responsabilidad social que conlleva el tratar a una persona, a un ser humano que no está solo en el mundo, pues tiene una historia de vida que ha sido determinada por su género, nacionalidad, nivel socioeconómico, entre otras, y que por tanto debe ser tratado considerando todas las variables socioculturales que generan tendencias y marcos de comportamiento. El género es una de estas variables, es un tamiz por el que pasan todas nuestras experiencias, amanecemos con él y nos acostamos con él, y puede determinar nuestra forma de vestir, caminar, comer, pensar, sentir, etc. por lo que dentro de la psicología parece ser algo fundamental al momento de intervenir. Bueno, no sé, ¿y ustedes que opinan?

 

Amarga

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: