¡Hoy me siento bella!

11 Mar

¿Tú te sientes bella hoy? ¿Y ayer, como estabas? ¿Y mañana, como vas a estar?

¿Por qué eso puede cambiar tanto? ¿Y qué es la belleza? ¿Y qué significa la belleza para nosotras mujeres?

Ufff….Mogollón de preguntas, ¿verdad?

Os cuento que tengo días y días… A veces me siento una Afrodita, de tan guapa, y a veces sólo bonita, a veces simple, a veces nada, a veces con rabia por no tener la piel perfecta, el cuerpo perfecto, el pelo perfecto…

El rollo es que, en un primer momento, la mirada que me juzga y que me dice guapa, bonita, simple, o fea es la mía misma, pero para nada esa mirada de juzgado estético es solo mía. Y más, para mi mayor cabreo, ¡es de todos y todas que me miran, la construimos todas y todos juntos!

Al mirar la gente en la calle, cada una y cada uno puede identificar aquellas y aquellos que nos caen mejor… No que salgamos por ahí voluntariamente a etiquetar a la gente, los edificios, las calles, las ropas, los escaparates, y todo al nuestro alrededor en bonito y feo, es más un proceso involuntario por lo cual construimos algo como agradable por la experiencia que tenemos cuando percibimos la cosa o la persona!

Pero, como todo en la vida, hay medidas y pesos distintos para sujetos y sujetas distintas. Las alteraciones estéticas corporales con simbología ritualística y funciones definidas existen desde hace mucho; la moda también existe desde hace mucho, viene actuando como marcador manifiesto de los lugares sociales que una y otro ocupan. ¿Es la belleza una construcción de la opresión machista? Sin duda, no son los hombres los que llevan los tacones… Ni las minifaldas en el frío. Ni las ropas justas que no dejan respirar. Tampoco son la mayoría en las mesas de cirugías estéticas. Ni los que se ponen productos químicos en el pelo para que se quede de una manera u otra. Ni los que  pierden años de vida al echarse parabenes en la piel para parecer más jóvenes o más suaves. Ni los que pierden el empleo en la tele por no parecieren tan jóvenes. Ni los que llevan piropos por las calles. Ni los que llevan en sus cuerpos las marcas más expresivas de una cultura o sociedad, sea del culto a la juventud (ver frentes y labios con botox), sea del culto a la delgadez (ver anorexia, bulimia, top models), sea del culto a una nacionalidad, (googlear brazilian), sea de lo que sea.

Una cosa es cierta en todo ese lío, los padrones de belleza son cambiantes, pero tardan muchísimo en cambiar… ¡Así como todos los valores y sentimientos en nuestras sociedades occidentales mediatizadas! Pero que tarden mucho, no quiere decir que no les cuestionaremos, y si es del cuerpo que emanan los significados de nuestra existencia individual y colectiva, nos vendría bien contestar el dominio del dolor y de la opresión en el mundo de la belleza, o por lo menos nombrarlo y adoptar conscientemente una postura de bellezas menos efímeras y más diversas.

¡Os deseo muchas bellezas!

Leda das Dores

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: