Representaciones de la mujer: El determinismo biológico

10 Mar

Recientemente hemos encontrado diversos artículos publicados en distintos medios que utilizan el determinismo biológico para justificar las desigualdades entre las mujeres y los varones –y entre las personas de distintos países o con distintos rasgos físicos-.

Consideramos necesario que se tenga información y comentarios acerca de estos artículos, ya que no cuentan con ninguna base científica y muestran una interpretación de la realidad inmutable e incomprobable, a diferencia de lo que nos muestra el transcurso del tiempo en diferentes sociedades.

Todos estos artículos tienen en común que no mencionan, por ejemplo, que si los hombres y las mujeres tenemos distintas habilidades desarrolladas, esto no se debe a que tengamos diferentes cerebros, sino a un mismo cerebro que ha actuada y reaccionado a distintos estímulos provenientes de la socialización a la que hemos sido expuestas las personas.

Sí a una mujer desde pequeña le enseñan que debe cuidar a los demás, esto se verá reflejado en su cerebro, como sucedería si a un hombre se le enseñará esa labor de cuidado, lo cual no significa que esto sea biológicamente así, sino que se le ha enseñado que así sea y esto se ve reflejado.

Los argumentos del determinismo biológico incluso han sido utilizados para intentar demostrar una supuesta superioridad de lo considerado “blanco” sobre lo no “blanco”, incluso se ha utilizado la construcción social de las razas para justificar este determinismo, siendo que como se ha demostrado desde diversas disciplinas  las “razas” no existen biológicamente: son una construcción social, construcción que se debe tener presente para analizar las relaciones de poder. En este sentido, los estereotipos sobre las nacionalidades, aspecto físico, de género, etarios y demás crean y a la vez recrean las ideas preconcebidas de cómo se cree que es una persona atendiendo a estas características, lo cual se aleja mucho de la realidad. Como se ha demostrado, personas consideradas sin capacidad para ejercer un determinado trabajo ya han desmentido con hechos estas ideas, ya que gracias a los movimientos sociales y a la lucha en contra de los prejuicios y estereotipos racistas y sexistas, muchas personas han logrado poder acceder a trabajos que por argumentos del determinismo biológico se les negaban.

En este sentido, con que encontremos una persona supuestamente impedida por “naturaleza” para realizar una actividad determinada que la realice, la creencia de que una persona está impedida por su género o su color de piel se viene abajo. Así, las críticas que se realizan al etnocentrismo y eurocentrismo también son muy pertinentes para comprender el papel que ha tenido en la historia la creencia de impedimentos “naturales” para mantener el status quo de unas personas y naciones, sobre otras.

De la misma manera, se han querido usar como justificación los estudios en otros animales –como supuestos reflejos de las actuaciones de los hombres-; sin aclarar, que previo a estos estudios los animales son separados de su medio. Esto no sucede con los estudios en seres humanos, en donde su contexto está presente en todas las investigaciones.

En el caso de los estudios en otros animales, por ejemplo, se ha llegado a conclusiones que son un reflejo de la forma de pensar de quien realizó la investigación, quién proyecta e interpreta trasladando lo humano a lo animal.

Este determinismo biológico perpetúa las desigualdades sociales como si fueran “naturales”, cabe destacar que el determinar que es “natural” y que no lo es sumamente complicado en un mundo en donde las personas se encuentran en todo momento socializando desde tempranas edades. En relación a lo que se considera “natural” la historia nos ha enseñando que muchas cosas que se han creído o llamado “naturales”, no lo son. Cabria cuestionarnos si en algún momento de nuestras vidas hemos actuado de manera aislada al medio ambiente.

Incluso, en el caso de los intentos por probar las “habilidades naturales” diferenciales entre los hombres y las mujeres basados en una evolución diferente del cerebro, la bióloga Ruth Bleier ha concluido que el grado de variación es mayor entre los machos o entre las hembras que entre los dos sexos.

De esta manera, debemos tener presente cuando leamos la información que establece que tenemos habilidades diferentes por “naturaleza” estos datos trascendentales y cuestionarnos quién aporta esta información, desde que posición habla, en qué se basa para sostener su dicho y quién se encuentra detrás, es decir, quién aporta el dinero para que se realicen determinadas investigaciones.

Si a alguien le interesará profundizar sobre este tema, les recomendamos leer el capítulo de “Género, Diferencia y Desigualdades” de Virginia Maquieira que se encuentra en el libro de Feminismos: Debates Teóricos Contemporáneos, Beltrán. E. y Maquieira, V (eds), de Alianza, Barcelona, del año 2001, PP. 127-190.

Libertad y amor!

LA SIEMPREVIVA

 

Anuncios

Una respuesta to “Representaciones de la mujer: El determinismo biológico”

  1. camison señora mayor mayo 14, 2018 a 9:14 am #

    Estoy entusiasmado de encontrar posts donde hay informacion tan util como esta. Gracias por facilitar este post.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: