Archivo | marzo, 2011

Aviso da Lua que Menstrua – Elisa Lucinda

30 Mar

Elisa Lucinda es una poeta, periodista, actriz, cantante, brasileña y negra. Su poesía es una inspiración para mí… Está en portugués, pero vale la pena el esfuerzo!

Aviso de la Luna que Menstrúa es un poema que habla sobre cuerpos de mujeres y menstruación. Espero que os guste!

 

Aviso da Lua que Menstrua

Moço, cuidado com ela!
Há que se ter cautela com esta gente que menstrua…
Imagine uma cachoeira às avessas:
cada ato que faz, o corpo confessa.

Cuidado, moço
às vezes parece erva, parece hera
cuidado com essa gente que gera
essa gente que se metamorfoseia
metade legível, metade sereia

Barriga cresce, explode humanidades
e ainda volta pro lugar que é o mesmo lugar
mas é outro lugar, aí é que está:
cada palavra dita, antes de dizer, homem, reflita…

Sua boca maldita não sabe que cada palavra é ingrediente
que vai cair no mesmo planeta panela.

Cuidado com cada letra que manda pra ela!
Tá acostumada a viver por dentro,
transforma fato em elemento
a tudo refoga, ferve, frita
ainda sangra tudo no próximo mês.

Cuidado moço, quando cê pensa que escapou
é que chegou a sua vez!
Porque sou muito sua amiga
é que tô falando na “vera”
conheço cada uma, além de ser uma delas.

Você que saiu da fresta dela
delicada força quando voltar a ela.

Não vá sem ser convidado
ou sem os devidos cortejos…
Às vezes pela ponte de um beijo
já se alcança a “cidade secreta”
a Atlântida perdida.

Outras vezes várias metidas e mais se afasta dela.
Cuidado, moço, por você ter uma cobra entre as pernas
cai na condição de ser displicente
diante da própria serpente.

Ela é uma cobra de avental.

Não despreze a meditação doméstica.

É da poeira do cotidiano
que a mulher extrai filosofia
cozinhando, costurando
e você chega com a mão no bolso
julgando a arte do almoço: Eca!…

Você que não sabe onde está sua cueca?

Ah, meu cão desejado
tão preocupado em rosnar, ladrar e latir
então esquece de morder devagar
esquece de saber curtir, dividir.

E aí quando quer agredir
chama de vaca e galinha.

São duas dignas vizinhas do mundo daqui!

O que você tem pra falar de vaca?

O que você tem eu vou dizer e não se queixe:
VACA é sua mãe. De leite.

Vaca e galinha…
ora, não ofende. Enaltece, elogia:
comparando rainha com rainha
óvulo, ovo e leite
pensando que está agredindo
que tá falando palavrão imundo.

Tá, não, homem.

Tá citando o princípio do mundo!

“Otra forma de pensar es posible”

28 Mar

Hola a todos y todas

Así como en este blog en varias ocaciones hemos denunciado varios comerciales que denigran la imagen de la mujer, también tenemos espacios para destacar comerciales que invitan a reflexionar o pensar diferente. En este caso se trata del comercial del nuevo coche Hyundai serie i, cuyo lema es: “New thinking, new possibilities”, en español lo han anunciado como: “Otra forma de pensar es posible”.

Con este pequeño lema, aunque promocionan un coche, buscan romper esteretipos e invitar a pensar diferente. Para el caso de las mujeres, el narrador dice “las mujeres son débiles”, sin embargo con la imagen rompen el estereotipo, pues se observa a una boxeadora.

Aqui se los dejo, espero sea de su agrado.

 

Amarga

 

 

¿Qué es? ¿Niño o niña?

23 Mar

Esta famosa frase me ha tenido dando vueltas en la cabeza últimamente. Resulta que una amiga mía está embarazada y desde que las personas se enteraron no hacen más que preguntarle ¿qué es? ¿niño o niña?, ella dice que no sabe y que desde que nazca sano no le importa, pero debo confesar que para mi esto es lo más agotador del mundo, ¿por qué debe importar si es niño o niña?. yo lo que veo de fondo es la idea de que si nace niño va a ser fuerte, decidido, grande, inquieto, le van a gustar los carros, el fútbol y los juegos violentos, etc. y si nace niña va a ser delicada, dulce, tierna, tranquila, le van a gustar las muñecas, los juegos de té y demás. Así que detrás de esta pregunta no hay más que una creencia profunda de que el nacer con un sexo u otro va a determinar tu forma de ser.

Acompañado de esto, se tiene el supuesto de que a los niños les corresponde el color azul, y a las niñas el color rosado. Así en varios experimentos se ha probado que cuando se vestía a un bebé hombre de color rosado, las personas al desconocer su sexo, por el color de su ropa pensaban que era niña y lo trataban diferente, de una manera más delicada, que cuando lo vestían de azul y pensaban que era niño y lo trataban de una manera más brusca. Además, cuando les hablaban también habían diferencias, de azul le decían que que grande era y que seguro iba a ser boxeador, y si estaba de rosado le decían que que linda y delicada y que seguro iba a ser bailarina.

Otros experimentos han mostrado que también según el nombre del bebé, al pensar que era niño o niña, se interpretaban de forma diferente sus emociones. Así, si el nombre era de niño y éste lloraba, se pensaba que estaba molesto o de mal genio; mientras que si el nombre era de niña y lloraba, se pensaba que estaba triste.

Desde mi opinión, esto no hace más que reflejar que el nacer niño o niña, poco tiene que ver con algo biológico que nos hace tener determinadas características, sino con algo social y cultural que construye nuestras identidades y roles. Sin embargo, hay docenas de investigaciones que buscan explicar el que las preferencias del color rosado por las niñas y de azul por los niños tiene origenes innatos y que se sustentan en la evolución de la humanidad, haciendo afirmaciones como:  “Antiguas culturas pensaban que los bebes varones eran más predispuestos a ser víctimas de ataques de demonios y espírutos malignos. Por ello, los vestían con ropas azules ya que este color representa al cielo y al mar (que transmiten un poder positivo y erradica malas energias). La explicación del color rosado para las mujeres es más simple. Este color representa la dulzura, la delicadeza y la ternura, que son características de las flores, y que también son asociadas a los aspectos femeninos. El rosa también se relaciona a la salud y la vida (que solo las mujeres pueden dar). Así pues, cuando vuelvas a ver a un bebe vistiendo de azul o a una niña de rosa, sabrás que no se trata de machismo o feminismo. Simplemente de una tradición antigua que aún esta presente hasta nuestros dias” .

Esta afirmación además de contradictoria es simplista, pues por un lado demuestra que en el orígen de la asignación de colores, los hombres eran preferidos, los cual significa una desigualdad histórica, en contraposición con lo que afirma de que esto no es cuestión de machismo o feminismo. Además, considera que por ser tradición es válido, y no cuestiona ni el por qué de esta tradición ni sus consecuencias.

Otras  afirmaciones de otro artículo son: To show the pink/blue color preference exists across cultures and is therefore not a cultural construct, the researchers gave the same test to Chinese subjects. The results were similar among the Chinese women and the British women: Both preferred the shades found on the red side of the spectrum. ( Para demostrar que la preferencia rosa/azul existe a través de las culturas y no es una construcción cultural, los investigadores dieron el mismo test a sujetos chinos. los resultados fueron similares en las mujeres chinas y en las mujeres inglesas: ambos grupos prefirieron las sombras encontradas cercanas al espectro del color rojo).

Este es un intento por obviar lo cultural y “naturalizar” las preferencias de colores. Esto puede traer consecuencias graves, pues el pensar que algo es así y no puede cambiar, y más cuando se trata de diferencias de sexos, puede generar además de desigualdades, límites en nuestras formas de ser que pueden generar sentimientos encontrados en las personas que consideran que no encajan en la normativa de lo que debe ser un hombre o una mujer.

Además de esto, por internet se encuentra muchas páginas con remedios caseros o fórmulas para saber si el o la bebé va a nacer niño o niña o para decidir el sexo del bebé: ¿Niño o niña? Ahora puedes decidir. Calculadora Sexo del Bebe, elige niño o niña Predecir el sexo del bebé ¿será niño o niña?

Yo creo que un bebé es un ser humano y que puede tener muchísimas características: una niña puede ser fuerte, puede ser algo inexpresiva y hsta brusca; y un niño puede ser delicado, puede odiar el fútbol y ademas no querer usar azul. Creo que debate continúa y lo que resulta preocupante es que detrás de esta inocente pregunta se pueden esconder además de diferencias, desigualdades que hagan pensar que por ser mujer se deben aguantar ciertas cosas y por ser hombre se tiene el derecho de dominar, considero que es una cuestión que se debe seguir analizando, pues detrás de la pregunta, se encuentra la estructura social y los aspectos que determinan, posibilitan o limitan nuestras formas de ser y actuar en el mundo. Para finalizar, creo que la verdadera pregunta es ¿de qué sirve saber si el bebé va a nacer niño o niña?, dejo que cada uno reflexione, pero por mi parte no tiene que haber preferencia por un niño o una niña, pues todos podemos tener características femeninas o masculinas y además por ser de uno u otro sexo no hay porque tener límites en nuestras personalidades.

Para terminar dejo dos videos: El primero es el de un comercial de visa que plantea precisamente el tema del fútbol asociado al ser niño, pero que deja ver que se puede ser niña y compatible con este deporte. Y el segundo es una canción del cantante Cuco Valoy títulada “Nacío Varón” que deja ver la alegría del que haya nacido de este sexo: “Nació Varón, señores nació varón Hoy yo puedo disfrutar del fruto de nuestro amor. Nació Varón, señores nació varón Nació Varón, señores nació varón Es muy grande y muy hermoso, el señor me lo bendiga Nació Varón, señores nació varón”

Amarga

“Tema poco relevante para el campo”

23 Mar

Hace unas semanas, decidí enviar un artículo a una revista de psicología para ver si lo publicaban. Lo recibieron y los editores lo recibieron, al parecer tenía algunos errores, y no lo publicaron, pero esto no me molesto pues mi mayor intención era ver mis posibilidades de escribir en la revista. Sin embargo, lo que si me molesto y despertó en mi profundas sospecha fue la siguiente observación realizada por los editores: “Tema poco relevante para el campo”.

Ahora bien, ¿de qué trataba el artículo?, consistía en analizar las repercusiones para la salud de hombres y mujeres del ser masculino y el ser femenina, respectivamente, identificando los principales problemas para la salud (física y psicólogica) y cómo debe haber un enfoque diferenciado desde la psicología que reconozca que hombres y mujeres al ser construidos socialmente diferentes, presentan tendencias a determinados problemas de salud que deben ser tenidos en cuenta.

Siendo esto así, plantee en el artículo que no se puede olvidar la relevancia que tiene el género en la construcción de nuestra identidad, de nuestros roles, posicionamientos y relaciones sociales, y que acorde con esto la salud con la que contamos depende de las construcciones sociales de género. Así, ser hombre y ser mujer está asociado con cuerpos biológicos asociados a valores masculinos y femeninos dominantes que se han consolidado a lo largo de la historia y que se enmarcan en una cultura. Es importante, reconocer los malestares propios de hombres y mujeres producto de estos posicionamientos de género e identificar la importancia de un enfoque relacional de género que permita elaborar una adecuada intervención y política sanitaria que nos beneficie a todos y todas, que ofrezca igual trato, oportunidades y reconocimiento, y que conduzca a hombres y mujeres a una salud plena.

Desde la psicología, entender lo aquí mencionado es clave al momento de diagnosticar e intervenir, pues la construcción social del género aporta un ingrediente explicativo importante de las enfermedades y problemas vividos por hombres y mujeres. Así, de lo revisado, se encuentra que las características masculinas dominantes tales como: independencia, riesgo, agresividad, control, etc.) traen consecuencias para la salud de los hombres, como en el caso de accidentes automovilísticos, suicidios, homicidios, dependencia a diversas drogas (alcohol y otras), trastornos socio patológicos, internamientos por retraso mental asociado a alguna sintomatología psiquiátrica, neurosis de tipo obsesivo y personalidad paranoide; y que a su vez las características de la masculinidad hegemónica traen consecuencias para la salud de niños y niñas  y de mujeres, como se observa en los casos de violencia doméstica y de género. Por otro lado, en el caso de las mujeres, características de la feminidad como el cuidado, la delicadeza, la preocupación por los demás más que por ella misma, debilidad, emocionalidad, entre otras; han traído problemas en la salud como: problemas cardiovasculares y de tejidos, estrés por sobrecarga laboral y familiar, intentos de suicidio, depresión y en general muy bajo autocuidado.

Entender esto trae consecuencias para la psicología, las ciencias médicas, humanas, políticas y sociales, puesto que el enfoque de género, no sólo se convierte en una herramienta para la construcción de igualdad social, sino también para la comprensión de las problemáticas individuales y sociales que ocurren a nuestro alrededor, por lo que se hace relevante incluirlo a la hora de intervenir e investigar la población.

Sin embargo, lo arriba mencionado parece no ser relevante para esta revista y mi pregunta es ¿qué tema no es relevante? , ¿la salud de hombres y mujeres no es relevante para la psicología? o acaso lo no relevante es el género, pues la psicología estudia el “ser humano” y el género nada tiene que ver con eso (supongo que esto pensarían estos editores). Viendo así las cosas, cada vez me preocupa más la mínima inclusión de la perspectiva de género en campos relevantes para el ser humano: medicina, psicología, derecho, política y demás. Y en este caso, en el área de la psicología me preocupo el doble, no sólo por ser mi área de estudio, sino por la alta responsabilidad social que conlleva el tratar a una persona, a un ser humano que no está solo en el mundo, pues tiene una historia de vida que ha sido determinada por su género, nacionalidad, nivel socioeconómico, entre otras, y que por tanto debe ser tratado considerando todas las variables socioculturales que generan tendencias y marcos de comportamiento. El género es una de estas variables, es un tamiz por el que pasan todas nuestras experiencias, amanecemos con él y nos acostamos con él, y puede determinar nuestra forma de vestir, caminar, comer, pensar, sentir, etc. por lo que dentro de la psicología parece ser algo fundamental al momento de intervenir. Bueno, no sé, ¿y ustedes que opinan?

 

Amarga

¿Quién les hizo creer que tienen derecho sobre mi cuerpo?

19 Mar

 

 

 

El otro día caminando, al pasar al lado de una construcción -como a todas las mujeres que pasan por ahí- los trabajadores gritaban muchas cosas que al parecer ellos consideran piropos y “halagos”.

Mi enojo fue tan grande, el que me vieran como un simple objeto con tetas y culo sin derecho a transitar sin ser molestada, que me detuve y le dije varias groserías en mi mexicano a uno de los trabajadores, las cuales lo deben de haber sorprendido mucho o que no debe de haber entendido por completo, pero mi enojo si que lo interpretó y se quedó sorprendido.

Después caminé deprisa al ver que uno se encontraba debajo y se había molestado, la calle estaba sola y pensé, mejor no hubiera dicho nada, para que arriesgarme, pero por otro lado, reflexioné que es necesario decirles algo para que vean que a mí no me agrada, incluso a pesar de que puede ser un “piropo” y nada más, a mí y otras mujeres, nos asusta e incluso podemos pensar que puede ser el inicio de una agresión sexual.

Me fui muy enojada pensando ¿quién les hizo creer que tienen ese derecho sobre mi cuerpo?, aunque lo que gritaran fuera algo cómo ¡que guapa!, ¿porqué sienten el derecho de gritarle algo así a alguien?

A mi jamás se me ocurriría irle gritando junto con un grupo de mujeres a los hombres que vea solos “piropos” y mucho menos manosearles: ¿porqué? simplemente porque no siento que tenga el derecho sobre una persona, su cuerpo, ni sobre las calles.

Además que si una va con algún hombre, lo más probable es que no le digan nada, porque no se atreverían a ofender a una persona que va con su objeto.

¿Hasta qué punto las calles siguen siendo un dominio masculino?

¿Por qué un hombre se siente y está más seguro en la calle que una mujer?

¿Son estos piropos una forma de recordarnos que las calles no son nuestras?

¿De qué manera esto limita nuestra libre movilidad?

¿Cuántas de nosotras preferimos cambiarnos de acera para no ser molestadas?

Definitivamente lo más indignante es ver que en las cosas que a todas nos han pasado y suceden con frecuencia, se esconden las relaciones de poder, en donde está claro quién siente que tiene el derecho sobre el cuerpo de quién.

Libertad y amor!

LA SIEMPREVIVA

 

¿Para qué sirve la ropa?

18 Mar

El estilo de ropa que usamos nos marca la vida… Es parte de nuestro cuerpo, que es carne, sangre y cultura… Con la indumentaria decidimos qué tipo de imagen vamos a transmitir a los que nos ven: Sí, así es! No hay salida!! Mismo si eres una de las que no le gustan las etiquetas, ellas están ahí por todo tu cuerpo como si fueses un escaparate ambulante: pelo con un corte o otro, maquillaje o ausencia de, pendientes, piercings, todas las ropas (incluso las interiores), los zapatos, los bolsos, todo determina un lugar específico, un estilo, un grupo al que se quiere asociar a través de la imagen, un valor agregado que define un poco de lo que tu eres…

A mí me parece raro eso de que mi imagen determina lo que soy… Me acuerdo de una vez en la facultad, yo me ponía siempre tiras de tela en el pelo (como algunas otras chicas del curso de antropología) y un día en el centro académico de mi curso, un colega empieza a hablar que le gustaban las chicas que llevaban tiras en el pelo porque son más libres, bisexuales y les gusta intentar cosas nuevas… Yo me acuerdo que pensé: pero bueno, ¿ese chico está loco? piensa que puede determinar a mí forma de pensar, a mi orientación sexual por un trozo de tela que llevo en la cabeza?? E yo que era tan conservadora no le he contestado nada en el momento (a pesar del cabreo) y la conversación de etiquetas pasó… Hemos cambiado todos e yo ya no llevo tiras de tela en el cabello, y soy menos conservadora, por supuesto!

Pero sigue en mi cabeza la pregunta sobre si es verdad que llevamos quienes somos en nuestra apariencia y si se reproducen en la moda los marcadores de nuestros lugares en la sociedad… Mi sospecha es que sí, la moda reproduce estereotipos de los roles de los sujetos sociales y también habla sobre quién es la persona que la lleva.

¿Qué eso tiene que ver con las mujeres? Pues para mí todo que ver… A fin de cuentas cuál es la función de la ropa? Proteger del frío, proteger del calor, de condiciones extremas y esconder partes del cuerpo por pudor. Hay pudor en mujeres y hombres, y dependiendo de que es lo que se considera prohibido o que debe ser ocultado en una sociedad, las ropas cubren esa o aquella parte del cuerpo.

Pero a las mujeres nos toca un algo más…

La moda, como una elección asociada al gusto colectivo cuanto a como se debe poner una para se proteger del frío, del calor o ocultar partes pudendas, presenta una característica antidemocrática total, es decir, no somos nosotras las que definimos cuales son las ropas que van a estar disponibles en las tiendas y tenemos poca opción, por ejemplo, si las tiendas empiezan a vender ropas de primavera con minifaldas floridas mientras todavía hace un frío de 5 grados!!

Como visto en la película El Diablo viste de Prada, son las grandes marcas que determinan lo que visten las mujeres de clases altas y luego son copiadas o producen en larga escala para que las mujeres de clases más populares puedan vestirse de manera parecida…

Les pido calma a las que piensan que no se visten con las ropas copiadas o de colecciones de grandes marcas!!! Pues aunque no sigas un estilo preciso, lo que se encuentra en las tiendas por ahí tiene una historia, no es creado por las y los estilistas desde la nada! En general, las colecciones siguen una idea, y esa idea tiene que ver con algún aspecto de la cultura de algún grupo en que se ha fijado el diseñador o diseñadora…

Lo malo de la moda para nosotras es que, además de marcar la clase y el grupo social a que pertenecemos (limitando nuestros experiencias), también funciona como herramienta de control de nuestros cuerpos. Somos nosotras las que hemos llevado fajas, tacones, faldas que de tan ajustadas dañaban las costillas, pinturas, vestidos justos, minifaldas, luego tallas ideales de mujeres anoréxicas, voluptuosidad de tetas o ancas, pelo largo, pelo corto, pendientes grandes o pequeños, panties, más fajas, ligas, corselets, color del pelo, más fajas, tallas todavía menores, más tacones, ropas justas que no nos dejan respirar, más tallas 34… Y puedo seguir por días hablando sobre eso…

La verdad es que por más que se piense que tenemos una amplia variedad de estilos a nuestra disposición, las elecciones que hacemos están dentro de marcos culturales que, así como las discriminaciones de género, son construidos teniendo en cuenta no el conforto y la movilidad, pero, entre otras cosas, el sex-appeal y la necesidad de contemplación de nuestras supuestas bellezas uniformadas.

"por la noche, rayos infrarrojos se disparan
puedes confundirme con la puta más cara
mírame a la cara
si tienes huevos ahora dispara
no soy quien en tu contra declara
no me importa lo que hagas o si estas majara
las calles oscuras por igual nos desamparan
todas llevamos una cara sea del Bershka o del Zara"

Y da igual la ropa o la moda que te pongas, si eres mujer es mucho probable que te toque a ti estar en riesgo de algo, por serlo…

¡Os deseo zapatos sin tacones para salir por las calles sin dolores!

Leda das Dores

“Son padres, PERO son hombres”

17 Mar

Recientemente, al prender la tv, nos hemos encontrado con esta perla de la publicidad, en donde los estereotipos de género y la naturalización de la mujer-madre-cuidadora es más que evidente e indignante.

Resulta que “el padre, pero hombre” va con sus amigos cantando todos en voz baja rumbo a la “masculina” función del fútbol; de pronto, se ve a tres mujeres realizando la estereotipada actividad de tomar el café entre las amigas -cómo si no hicieran nada más!-, cuando el automóvil se detiene y el padre literalmente le avienta a la madre a su bebé, claro para que ella lo cuide mientras él se va con sus cuates a ver el partido de fútbol, pero esto no termina ahí, al final aparece el siguiente lema: “son padres, pero son hombres” y nos preguntamos ¿qué? ¿acaso un hombre no cuida de su hijo o hija por ser hombre? ¿se sigue creyendo que es la mujer la que debe cuidar a su hijo o hija mientras su padre hace “cosas de hombres” y “para hombres”? ¿es este un coche para hombres “bien machos” que como hombres tienen un pero como padres?

El mensaje que se lanza es el siguiente: la madre debe ante todo cuidar de sus hijos o hijas, mientras el padre es ante todo “un hombre”. Así que los que sean padres ya tienen una justificación para que no exista la corresponsabilidad, pues el hecho de ser hombres para esta marca de coches los exime de ser PADRES porque son hombres!

Además de este mensaje alarmante, la familia que se muestra es la heterosexual y claro con descendencia, normalizandola como la hegemónica.

Por otro lado, es una familia que físicamente cumple con los estereotipos de belleza y cultura dominante, creando una distinción entre un “nosotros” – occidentales con la piel del color considerado como el aceptado-, y por omisión, un “ustedes” -los que no encajan en este supuesto: no occidentales, no heterosexuales, solteras o solteros, sin hijos o hijas, etc.- y a los que no va dirigida esta publicidad.

A continuación, la perla:

 

Libertad y amor!

LA SIEMPREVIVA

¿Solo los hombres beben cerveza?

16 Mar

¿Sabemos lo que nos gusta? ¿A quién? En este anuncio solo falta decir directamente que se trata de cerveza exclusiva para hombres, es más no sería nada descabellado que lo dijese en letra pequeña en la parte inferior de la pantalla o tras acabar el anuncio, como cuando dan las advertencias y recomendaciones  en la  publicidad de medicamentos. La publicidad sexista no se caracteriza por su sutileza pero esto ya es demasiado.

Nos hicieron creer…

14 Mar

Por John Lennon…

“Nos hicieron creer que el “gran amor” sólo sucede una vez, generalmente antes de los 30 años.

No nos contaron que el amor no es accionado, ni llega en un momento determinado. Las personas crecen a través de la gente. Si estamos en buena compañía es más agradable.

Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja, y que la vida sólo tiene sentido cuando encontramos la otra mitad.

No nos contaron que ya nacemos enteros, que nadie en la vida merece cargar en las espaldas, la responsabilidad de lo que nos falta.

Nos hicieron creer en una fórmula llamada “dos en uno”: dos personas pensando igual, actuando igual. Nos dijeron que éso era lo que funcionaba.

No nos contaron que eso tiene un nombre: Anulación. Que sólo siendo individuos con personalidad propia podremos tener una relación saludable.

Nos hicieron creer que el casamiento es obligatorio y que los deseos fuera de término deben ser reprimidos.

Nos hicieron creer que los lindos y flacos son más amados.

Nos hicieron creer que sólo hay una fórmula para ser feliz y los que escapan de ella están condenados a la marginalidad.

No nos contaron que estas fórmulas son equivocadas, frustran a las personas, son alienantes y que podemos intentar otras alternativas. Ah!, tampoco nos dijeron que nadie nos iba a decir todo esto… cada uno lo va a tener que descubrir solo.

Y ahí, cuando estés muy enamorado de ti, vas a poder ser muy feliz, y te vas a enamorar de alguien.

Vivimos en un mundo donde nos escondemos para hacer el amor… aunque la violencia se practica a la luz del día.”

 

¿Y tú te arrepientes?

13 Mar

Alguna se identifica?

No me arrepiento de nada

Por Gioconda Belli

Desde la mujer que soy,
a veces me da por contemplar
aquellas que pude haber sido;
las mujeres primorosas,
hacendosas, buenas esposas,
dechado de virtudes,
que deseara mi madre.
No sé por qué
la vida entera he pasado
rebelándome contra ellas.
Odio sus amenazas en mi cuerpo.
La culpa que sus vidas impecables,
por extraño maleficio,
me inspiran.
Reniego de sus buenos oficios;
de los llantos a escondidas del esposo,
del pudor de su desnudez
bajo la planchada y almidonada ropa interior.
Estas mujeres, sin embargo,
me miran desde el interior de los espejos,
levantan su dedo acusador
y, a veces, cedo a sus miradas de reproche
y quiero ganarme la aceptación universal,
ser la “niña buena”, la “mujer decente”
la Gioconda irreprochable.
Sacarme diez en conducta
con el partido, el estado, las amistades,
mi familia, mis hijos y todos los demás seres
que abundantes pueblan este mundo nuestro.
En esta contradicción inevitable
entre lo que debió haber sido y lo que es,
he librado numerosas batallas mortales,
batallas a mordiscos de ellas contra mí
-ellas habitando en mí queriendo ser yo misma-
transgrediendo maternos mandamientos,
desgarro adolorida y a trompicones
a las mujeres internas
que, desde la infancia, me retuercen los ojos
porque no quepo en el molde perfecto de sus sueños,
porque me atrevo a ser esta loca, falible, tierna y vulnerable,
que se enamora como alma en pena
de causas justas, hombres hermosos,
y palabras juguetonas.
Porque, de adulta, me atreví a vivir la niñez vedada,
e hice el amor sobre escritorios
-en horas de oficina-
y rompí lazos inviolables
y me atreví a gozar
el cuerpo sano y sinuoso
con que los genes de todos mis ancestros
me dotaron.
No culpo a nadie. Más bien les agradezco los dones.
No me arrepiento de nada, como dijo la Edith Piaf.
Pero en los pozos oscuros en que me hundo,
cuando, en las mañanas, no más abrir los ojos,
siento las lágrimas pujando;
veo a esas otras mujeres esperando en el vestíbulo,
blandiendo condenas contra mi felicidad.
Impertérritas niñas buenas me circundan
y danzan sus canciones infantiles contra mí
contra esta mujer
hecha y derecha,
plena.
Esta mujer de pechos en pecho
y caderas anchas
que, por mi madre y contra ella,
me gusta ser.

A %d blogueros les gusta esto: